Brazos – Braquioplastia

Cirugía de Brazos. Braquioplastia

Elimina el exceso de piel y grasa en la cara interna de los brazos.

La braquioplastia o lifting de brazos es un tipo de cirugía con la que es posible mejorar el aspecto de la cara interna de los brazos, eliminando el exceso de piel y grasa y la flacidez que va en aumento con el paso de los años.

El lifting de brazos es la técnica más eficiente para eliminar la flacidez que empieza a aparecer a partir de los 40 años en la gran mayoría de las mujeres. De hecho es la zona de todo el cuerpo en la que es más visible la pérdida de firmeza.

¿Quién es candidato a realizarse una braquioplastia?

Cualquier persona adulta que haya padecido altibajos importantes en el peso, y como consecuencia presenta  flacidez extrema en la piel de la cara interna de los brazos. Esta cirugía también permite eliminar el exceso de grasa acumulada en la cara interna de los brazos.

¿Cómo debo prepararme para la braquioplastia?

Nuestro equipo de cirugía valora a los pacientes en una primera visita y determina si son candidatos para realizarse el lifting de brazos. En esta misma cita preoperatoria evalúan los acúmulos de grasa localizada en la zona y el exceso de piel y analizan las proporcionales corporales del paciente para poder conseguir el mejor resultado.

Establecido el diagnóstico, el equipo médico pauta todas las pruebas necesarias para el preoperatorio.

¿En qué consiste la braquioplastia o lifting de brazos?

La  braquioplastia o lifting de brazos se realiza mediante una incisión en la cara interna de la parte superior del brazo y así se consigue eliminar la piel sobrante. Hay casos en los que es necesario realizar un corte por la cara interna del brazo desde la axila hasta el codo. A continuación, se extirpa  el exceso de piel y grasa de la zona.

La intervención dura aproximadamente 2 horas y se realiza bajo anestesia general. Terminada la cirugía se coloca un vendaje compresivo en toda el área intervenida. Es normal que, durante los primeros días, los pacientes noten tirantez en la zona. Son molestias que remiten con la medicación y que no suponen trabas a la rutina habitual del paciente.

Pasada una semana recomendamos a nuestros pacientes que se realicen  drenajes linfáticos y practiquen ejercicio moderado para poder desinflamar más rápidamente la zona intervenida. En ese mismo periodo de tiempo podrán reincorporarse a su vida habitual y laboral.

Pasadas  2-3 semanas se retiran las suturas. La cicatriz es visible en un principio pero aproximadamente al año de la intervención pasará inadvertida. El periodo de recuperación hasta que la zona intervenida se desinflame por completo puede alargarse a los 4-6 meses.

La braquioplastia ofrece resultados duraderos, siempre y cuando los pacientes no bajen la guardia y sigan unos hábitos de alimentación saludables y un plan de ejercicio.

¿Cuáles son los beneficios de la braquioplastia?

El lifting de brazos o braquioplastia permite reafirmar y tensar la piel de la cara interna de los brazos. Combate por tanto la flacidez tan visible en esta zona en mujeres mayores de 40 años, reduce el diámetro de los brazos que recuperarán la firmeza perdida. Esta cirugía no supone mayor riesgo que el derivado de cualquier intervención quirúrgica.

El postoperatorio es muy liviano y los pacientes que se someten a este tipo de cirugía pueden retomar su vida normal a la semana de la intervención. Deberán ser cuidadosos y no realizar ejercicios innecesarios que puedan dañar la zona de los brazos.

Call Now Button